Actualidad

En Mónaco se impone la «ley del silencio»

El intento de asesinato de Hélène Pastor, cabeza visible de una poderosa y multimillonaria familia, desata la psicosis entre los Grimaldi

Lo impensable ocurrió con la precisión de un asesinato mafioso: en una calle de Niza, un desconocido a los mandos de una moto se detuvo ante el coche que trasladaba a la mujer más protegida de Mónaco(cabeza visible de una dinastía que atesora 20.000 millones de euros) e intentó asesinarla a tiros. Hélène Pastor fue herida de gravedad, pero su chófer murió en el acto.
Los Pastor, en Mónaco, quizá tengan tantas posesionesinmobiliarias como los Grilmaldi. La familia reinante, a través de sus sociedades e inversiones personales, poseen el Casino, los grandes hoteles y un número impreciso de inmuebles. Los Pastor, por su parte, son propietarios de 3.000 o 4.000 de los 20.000 apartamentos dealquiler que hay en el Principado, en apenas 2,2 kilómetros de territorio urbano y donde el metro cuadrado se cotiza a unos 40.000 euros. Pero ese patrimonio inmobiliario solo es la parte visible deliceberg familiar, que tiene unas proporciones mucho más vastas.

Múltiples heridas

Hélène Pastor salvó la vida milagrosamente el pasado 6 de mayo. Fueherida en la mandíbula, el cuello y el pecho. Ingresada desde entonces en un hospital de Niza, está protegida por una guardia paramilitar propia de un jefe de Estado. Ella es la cabeza visible del imperio de una dinastía de origen italiano, cuyo destino se confunde con los negocios inmobiliarios que permitieron al Príncipe Rainieroescapar de las garras de Aristóteles Onassis.
El patriarca de los Pastor, Jean-Baptiste, marmolista italiano de la región de Liguria, llegó a Mónaco a finales del XIX. Pasó más de media vida sin pena ni gloria, hasta que el Príncipe Louis II le encargó la construcción del primer estadio de fútbol de Mónaco. Fue el principio de una colaboración muy estrecha entre ambas familias.
Cuando Onassis intentó «comprar» Mónaco, el Príncipe Rainierorescató la independencia nacional principalmente a través de la construcción. Los Pastor jugaron un papel crucial como promotoresasociados a la familia reinante. Medio siglo más tarde, aunque los Grimaldi controlan el destino político y financiero de Mónaco, ellos son su primera fortuna inmobiliaria.
¿Quién quiso asesinar a Hélène Pastor? En Mónaco impera una omertà a la siciliana, una suerte de ley del silencio en un país diminuto donde ambos clanes son mucho más que grandes familias. Un ex de la anciana fue cónsul de Rusia en Mónaco… pista nada desdeñable. Losmillonarios y mafiosos rusos ocupan un puesto creciente en laRiviera italiana y la Costa Azul francesa. Pese a ello, la policía gala guarda silencio.
No es secreto que las mafias italianas han estado históricamentepresentes en todas las evoluciones urbanísticas de Mónaco y del resto de la Costa Azul. En este intento de asesinato, a plena luz del día en una calle de Niza, hay un aspecto inquietante que ninguna fuente policial se atreve a reconocer.
Mónaco ha entrado en estado de psicosis callada e inquieta. Mientras la gestora de una inmensa fortuna inmobiliaria lucha por su vida, laseguridad del Príncipe Alberto, su esposa Charlene y sus hermanas, Carolina Estefanía, ha sido reforzada de manera espectacular. Queda en suspenso la cuestión esencial: el intento de asesinato mancha con sangre derramada la fachada de un paraísode opereta y de glamour.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.