Cocina

Torta pascualina. Receta italiana de Semana Santa

Esta torta, que también puede ser dulce, es típica de Semana Santa y de la región de Liguria, aunque puede encontrarse en toda Italia. También se prepara en Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay. Se remonta al siglo XVI y en sus orígines era conocida como gattafura.

Ingredientes para un molde de cremallera de 23 cm

  • 500 gramos de acelgas (limpias), 500 gramos de espinacas (limpias), 1 cebolla grande, 250 g de queso ricotta, 250 g de queso grana padano rallado, 8 huevos, 12 láminas de pasta filo, sal, pimienta, mejorana, orégano, nuez moscada, 2 hojas de laurel, mantequilla y aceite.

Cómo hacer torta pascualina de Semana Santa

En primer lugar preparamos las verduras, descartando las hojas que amarilleen y buena parte del tallo (de las acelgas podemos aprovechar las pencas para otra preparación). Limpiamos bien lasespinacas y las acelgas en agua fría para quitar cualquier resto de tierra que pudieran tener. Las escurrimos y las cortamos en trozos pequeños. Reservamos.
En una cazuela honda sofreímos la cebolla picada bien pequeña en tres cucharadas de aceite. Cuando esté transparente, añadimos las acelgas y las espinacas y las rehogamos hasta que pierdan el agua completamente. Rectificamos de sal y pimienta y añadimos el laurel, la mejorana y el orégano, a gusto. Reservamos hasta que enfríe. Retiramos las hojas de laurel.
A continuación preparamos el relleno de la torta, añadiendo al sofrito anterior dos huevos, la ricotta y el grana padano. Removemos con una cuchara hasta que queden todo los ingredientes bien mezclados.

Dap-paso-a-paso

Pasamos a montar la torta en un molde que forraremos con papel de horno y untaremos con mantequilla derretida con la ayuda de un pincel de cocina. A continuación iremos colocando diez hojas de masa filo una a una, dejando parte de éstas fuera del molde, y disponiéndolas en forma de abanico. Pintararemos cada una de estas hojas con la mantequilla derretida para evitar que la pasta filo se seque y se rompa.
Añadimos el relleno al molde y, con la ayuda de una cuchara, haremos seis huecos en los que echaremos seis huevos enteros, sin cáscara. Tapamos el relleno con dos hojas de pasta filo pintadas con mantequilla y haremos un reborde con la parte de las capas de pasta filo que habíamos dejado colgando fuera del molde. Pintamos también con mantequilla la parte superior de la torta.
Por último, cocemos la pascualina en el horno precalentado a 180ºC alrededor de cuarenta minutos o hasta que veamos que la pasta filo quede tostada. Puede servirse caliente pero habitualmente suele servirse fría.
Tiempo de elaboración | 1 hora y media
Dificultad | Fácil

Degustación

Es una pena limitarse a preparar esta receta de torta pascualiana a la época de Semana Santa, porque está deliciosa y es una opción excelente para una cena informal, además es de muy fácil preparación. La serví fría porque me pareció que así sería más fácil de cortar y de mantener la forma del relleno, pero puede degustarse caliente.Esta torta, que también puede ser dulce, es típica de Semana Santa y de la región de Liguria, aunque puede encontrarse en toda Italia. También se prepara en Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay. Se remonta al siglo XVI y en sus orígines era conocida como gattafura.

Ingredientes para un molde de cremallera de 23 cm

  • 500 gramos de acelgas (limpias), 500 gramos de espinacas (limpias), 1 cebolla grande, 250 g de queso ricotta, 250 g de queso grana padano rallado, 8 huevos, 12 láminas de pasta filo, sal, pimienta, mejorana, orégano, nuez moscada, 2 hojas de laurel, mantequilla y aceite.

Cómo hacer torta pascualina de Semana Santa

En primer lugar preparamos las verduras, descartando las hojas que amarilleen y buena parte del tallo (de las acelgas podemos aprovechar las pencas para otra preparación). Limpiamos bien lasespinacas y las acelgas en agua fría para quitar cualquier resto de tierra que pudieran tener. Las escurrimos y las cortamos en trozos pequeños. Reservamos.
En una cazuela honda sofreímos la cebolla picada bien pequeña en tres cucharadas de aceite. Cuando esté transparente, añadimos las acelgas y las espinacas y las rehogamos hasta que pierdan el agua completamente. Rectificamos de sal y pimienta y añadimos el laurel, la mejorana y el orégano, a gusto. Reservamos hasta que enfríe. Retiramos las hojas de laurel.
A continuación preparamos el relleno de la torta, añadiendo al sofrito anterior dos huevos, la ricotta y el grana padano. Removemos con una cuchara hasta que queden todo los ingredientes bien mezclados.

Dap-paso-a-paso

Pasamos a montar la torta en un molde que forraremos con papel de horno y untaremos con mantequilla derretida con la ayuda de un pincel de cocina. A continuación iremos colocando diez hojas de masa filo una a una, dejando parte de éstas fuera del molde, y disponiéndolas en forma de abanico. Pintararemos cada una de estas hojas con la mantequilla derretida para evitar que la pasta filo se seque y se rompa.
Añadimos el relleno al molde y, con la ayuda de una cuchara, haremos seis huecos en los que echaremos seis huevos enteros, sin cáscara. Tapamos el relleno con dos hojas de pasta filo pintadas con mantequilla y haremos un reborde con la parte de las capas de pasta filo que habíamos dejado colgando fuera del molde. Pintamos también con mantequilla la parte superior de la torta.
Por último, cocemos la pascualina en el horno precalentado a 180ºC alrededor de cuarenta minutos o hasta que veamos que la pasta filo quede tostada. Puede servirse caliente pero habitualmente suele servirse fría.
Tiempo de elaboración | 1 hora y media
Dificultad | Fácil

Degustación

Es una pena limitarse a preparar esta receta de torta pascualiana a la época de Semana Santa, porque está deliciosa y es una opción excelente para una cena informal, además es de muy fácil preparación. La serví fría porque me pareció que así sería más fácil de cortar y de mantener la forma del relleno, pero puede degustarse caliente.Esta torta, que también puede ser dulce, es típica de Semana Santa y de la región de Liguria, aunque puede encontrarse en toda Italia. También se prepara en Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay. Se remonta al siglo XVI y en sus orígines era conocida como gattafura.

Ingredientes para un molde de cremallera de 23 cm

  • 500 gramos de acelgas (limpias), 500 gramos de espinacas (limpias), 1 cebolla grande, 250 g de queso ricotta, 250 g de queso grana padano rallado, 8 huevos, 12 láminas de pasta filo, sal, pimienta, mejorana, orégano, nuez moscada, 2 hojas de laurel, mantequilla y aceite.

En primer lugar preparamos las verduras, descartando las hojas que amarilleen y buena parte del tallo (de las acelgas podemos aprovechar las pencas para otra preparación). Limpiamos bien lasespinacas y las acelgas en agua fría para quitar cualquier resto de tierra que pudieran tener. Las escurrimos y las cortamos en trozos pequeños. Reservamos.

En una cazuela honda sofreímos la cebolla picada bien pequeña en tres cucharadas de aceite. Cuando esté transparente, añadimos las acelgas y las espinacas y las rehogamos hasta que pierdan el agua completamente. Rectificamos de sal y pimienta y añadimos el laurel, la mejorana y el orégano, a gusto. Reservamos hasta que enfríe. Retiramos las hojas de laurel.
A continuación preparamos el relleno de la torta, añadiendo al sofrito anterior dos huevos, la ricotta y el grana padano. Removemos con una cuchara hasta que queden todo los ingredientes bien mezclados.

Dap-paso-a-paso

Pasamos a montar la torta en un molde que forraremos con papel de horno y untaremos con mantequilla derretida con la ayuda de un pincel de cocina. A continuación iremos colocando diez hojas de masa filo una a una, dejando parte de éstas fuera del molde, y disponiéndolas en forma de abanico. Pintararemos cada una de estas hojas con la mantequilla derretida para evitar que la pasta filo se seque y se rompa.
Añadimos el relleno al molde y, con la ayuda de una cuchara, haremos seis huecos en los que echaremos seis huevos enteros, sin cáscara. Tapamos el relleno con dos hojas de pasta filo pintadas con mantequilla y haremos un reborde con la parte de las capas de pasta filo que habíamos dejado colgando fuera del molde. Pintamos también con mantequilla la parte superior de la torta.
Por último, cocemos la pascualina en el horno precalentado a 180ºC alrededor de cuarenta minutos o hasta que veamos que la pasta filo quede tostada. Puede servirse caliente pero habitualmente suele servirse fría.
Tiempo de elaboración | 1 hora y media
Dificultad | Fácil

Degustación

Es una pena limitarse a preparar esta receta de torta pascualiana a la época de Semana Santa, porque está deliciosa y es una opción excelente para una cena informal, además es de muy fácil preparación. La serví fría porque me pareció que así sería más fácil de cortar y de mantener la forma del relleno, pero puede degustarse caliente.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.