Autos

Harley única e irrepetible

Retrofuturista. La B-Rocket está inspirada en los aviones a reacción de los años 60.
Presenta en exclusiva la B-Rocket, surgida de la colaboración entre Bell&Ross y Harley Davidson e inspirada en los aviones a reacción de los 60. También han diseñado dos relojes con características complementarias.
Dos son los mundos que definen el estilo de la firma parisina Bell&Ross: el de los relojes militares históricos y el de la instrumentación aeronáutica. De ahí surge su característica caja cuadrada tan fácil de reconocer, enorme victoria en un mercado tan saturado como el suyo. Para seguir poniendo tierra de por medio, esta vez se han subido a una moto muy especial, creada en exclusiva por el principal distribuidor de Harley Davidson de Reino Unido. La razón de haber acudido a ellos es que su taller no conoce límites a la hora de personalizar este icono de las autopistas norteamericanas.
La primera colaboración surgió hace tres años, cuando se integró un reloj Bell&Ross en el modelo Nascafe Racer, que se paseó por salones del motor de todo el mundo y ganó diversos premios de diseño: Londres, Dublín o Sturgis (Estados Unidos). «Se trataba de compartir valores que están en el ADN de ambas marcas: espíritu innovador, máxima precisión y óptimo rendimiento», explica Bruno Belamich, director creativo de la relojera y responsable último de la misma junto a Carlos Rosillo, quien le incorporó a la empresa nada más acabar sus estudios en la Escuela de Diseño. Siguen siendo un dúo feliz.
En una segunda incursión en el mundo de las dos ruedas, Belamich ha asumido el mando por completo, diseñando él mismo la flamante moto con el apoyo de los ingenieros británicos de Harley Davidson. De nombre B-Rocket, se trata de una creación única que no saldrá a la venta. Tiene un aspecto retrofuturista, inspirado en los aviones a reacción de los años 60 y en las motos creadas para romper récords de velocidad en el lago salado de Bonneville, en el estado de Nevada. Con su manillar no se pueden tomar curvas: está pensada para correr en línea recta «Parece que vuela. Su morro corta el aire como una flecha. Representa el deseo de Bell&Ross de poner en valor lo que tiene de moderno el pasado», señala Belamich. «Te imaginas en ella al clásico héroe de aquella época: un joven piloto de pruebas de la NASA ansioso por alcanzar la gloria», subraya. La posición baja del conductor hace que jinete y moto sean uno solo y se maximice el perfil aerodinámico. Para comodidad del primero, pecho y rodillas descansan sobre tiras de cuero dispuestas en el depósito de combustible y las turbinas. Un mínimo parabrisas permite ver la ruta y unas franjas de mate negro evitan los reflejos del sol.
Estamos ante una máquina de depurada precisión. «Solo la parte de atrás de la B-Rocket obligó a fabricar 30 secciones diferentes de acero. Es, en definitiva, un homenaje a la ingeniería aeronáutica experimental de los 60», continúa Belamich. Una impresión que refuerzan las rejas de bronce que dejan escapar el aire caliente para no quemar los discos de freno, el tacto de las llantas y las líneas de estabilización de la aleta caudal. «Dan la sensación de que la moto flota», señala el creativo. Las turbinas a propulsión, con sus filtros para aire y aceite, son el elemento definitivo que la equiparan con un avión. Como guinda, un tacómetro diseñado por Bell&Ross se incorpora en el carenado frontal para medir el «latido de la máquina».
Colaboración. Siguiendo la estela de la B-Rocket, Bell&Ross presenta el BR 01 B-Rocket (c.p.v.) y el BR 03 (c.p.v.). Con caja de acero, esfera en negro mate y correa de cuero.

Colaboración. Siguiendo la estela de la B-Rocket, Bell&Ross presenta el BR 01 B-Rocket (c.p.v.) y el BR 03 (c.p.v.). Con caja de acero, esfera en negro mate y correa de cuero.
En la estela de la B-Rocket, Bell&Ross ha lanzado dos relojes que desempeñan funciones complementarias y que se presentaron en la Feria de Basilea el jueves 27 de marzo. El heredero directo de la moto es el BR 01 B-Rocket. Con una caja de 46 mm, destaca por su cronógrafo, cuyo minutero mide cortos periodos de tiempo y los refleja en pantalla. Cuenta con tres contadores adicionales: de 60 segundos, 30 minutos y 12 horas. A las tres en punto, el primero replica el grafismo que aparece en las pruebas de coches experimentales. Más sofisticado es el modelo BR 03, equipado con dos complicaciones. En su caja de acero de 42 mm, además de horas, minutos y segundos, se indica la fecha y el medidor de reserva a las seis horas y recuerda a un medidor de combustible.
La sombra de la B-Rocket es evidente en cada detalle. «Sus cajas de acero cepillado son dignas del fuselaje mejor acabado y la esfera de color negro mate es una reminiscencia del tacómetro de una motocicleta o de la instrumentación de un avión», resalta Belamich. Las manillas están recubiertas de un material fotoluminiscente y un triángulo rojo marca las 12. Por último, su correa de cuero remite a las mencionadas tiras en las que descansa el piloto.

Ficha técnica

Cilindrada: 1.584 cc.
Caja de cambios: 6 marchas.
Peso: 350 kg.
Velocidad máxima: 200 km/h.
Dimensiones(largo/ancho/alto): 274x78x111 cm.
Neumáticos: Avon Speedmaster de 21 pulgadas.
Precio: no está a la venta.

Más información. www.bellross.com

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.