El desliz de Marlon Brando

The Brando. En julio abre sus puertas como hotel. Desde 3.000 euros la noche.
El actor compró este atolón de Polinesia francesa para dar rienda suelta a su amor por su tercera mujer, Tarita Teriipia, su exótica compañera de reparto en Rebelión a bordo. A partir de julio, los lujosos alojamientos de los que constan sus islotes abrirán sus puertas como hotel ecológico. Desde 3.000 euros la noche.
Marlon Brando tenía un sueño. Confinado en Tahití para el rodaje de Rebelión a bordo(1962), su tormentosa vida privada dio un vuelco radical en medio de las playas y cocoteros en calma. Su compañera de reparto, la deslumbrante y exótica Tarita Teriipia, se convirtió en su tercera esposa –muchos apostaron a que no sería la última– y los paisajes sobrecogedores de la Polinesia francesa fueron su refugio terapéutico al adquirir, por 200.000 dólares (una fortuna de la época), el Atolón de Tetiaroa: un conjunto de 13 motus(islotes) en forma de aro con 585 hectáreas de finísima arena blanca, siete kilómetros de laguna transparente y 25 kilómetros de barrera de coral casi infranqueable.

Hoy, una década después de la muerte del imponente actor, está a punto de inaugurarse su resort epónimo: The Brando, una colección de lujosos alojamientos 100% ecológicos en los mismos rincones donde el mito lucía barriga, nadaba desnudo o insultaba al circo de Hollywood con su sombrero de fibras vegetales. En total 35 villas a base de materiales sostenibles gestionadas por el grupo Tahiti Beachcomber, que alquila las 78 hectáreas delmotu Onetahi a los descendientes del actor. Las obras, valoradas en 100 millones de dólares (72.759.600 euros), han sido lideradas por Richard Bailey, amigo y socio de Brando y encargado de realizar su sueño: un refugio de lujo para Robinsones respetuoso con el medio ambiente y total autonomía energética, dotado de cientos de paneles solares, desalinizadora de agua, aire acondicionado a base de agua de las profundidades y un grupo electrógeno que funciona con aceite de coco. Cada villa está equipada con una piscina y una terraza con bañera exterior y vistas sobre la laguna turquesa. Su gastronomía corre a cargo de Guy Martin, con tres estrellas Michelin por su restaurante Le Grand Véfour de París.Marlon Brando soñaba con crear su propio hotel ecológico en aquella antigua posesión de la familia real tahitiana, algo que hizo realidad durante un breve lapso de tiempo. Se trataba de una pequeña construcción de cinco habitaciones, sin electricidad ni agua corriente y con una plaga de mosquitos hambrientos. Un antro para héroes con agallas como Tennessee Williams o el actor y activista amerindio Russell Means, que no dudaron en aceptar la invitación de su amigo. «La isla es muy bella», diría el propio Brando. «Tan bella que supera mi capacidad para describirla o capturarla en película».
[foto de la noticia]

Maravillas naturales

Pero eso no es todo. Más allá de sus servicios exclusivos, los islotes que conforman el atolón ofrecen descubrimientos tan variados como un santuario de aves, un estanque de caballitos de mar, una interminable selva de cocoteros, nidos de tortugas marinas, crías de tiburones limón o ballenas retozando junto a la barrera de coral. La preocupación por la naturaleza es tal, que siguiendo los deseos de Marlon Brando se ha creado un laboratorio dedicado a misiones científicas por la conservación de la fauna y flora del atolón, como la lucha contra sus plagas de mosquitos, que constituyen importantes problemas para la salud pública en Polinesia. Para permitir la llegada de sus visitantes, The Brando ha adquirido dos pequeños aviones de nueve plazas del modelo Britten- Norman 2T, capaces de realizar el trayecto en 20 minutos desde Tahití. Una vez en Tetiaroa, un coche eléctrico les llevará hasta el hotel. A pesar de poder alojar solo a un centenar de inquilinos, el personal de servicio superará las 160 personas. La apertura oficial está prevista para este mes de julio, con un precio por noche y villa de unos 3.000 euros.

Más información. www.thebrando.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.