Pasajeros al tren

Aventura. Estambul fue el destino más oriental al que llegó el mítico tren. Desde allí, muchos viajeros proseguían viaje, en barco o autobús, a ciudades como Egipto.
París acoge la primera gran exposición sobre el mítico ferrocarril que llegara a Oriente. El objetivo es relanzar la marca y poner en marcha un nuevo concepto de trenes de lujo.
El próximo viernes, 4 de abril, una parte de la Historia volverá a ver la luz. La explanada del Instituto del Mundo Árabe (IMA) de París amanecerá con una locomotora y tres vagones originales del legendario Orient-Express. Un buen contraste con la arquitectura vanguardista del espléndido edificio firmado por Jean Nouvel. En su interior, más de 800 m2 acogerán los próximos meses objetos relacionados con el tren con más historias que contar. Muy acertadamente, los promotores de la primera gran exposición consagrada a este icono del arte de viajar han elegido para la muestra el nombre Il était une fois l’Orient-Express (Érase una vez el Orient-Express).
Escultura de Georges Nagelmacker, fundador del tren.

La historia han decidido contarla en esta ocasión el IMA en colaboración con la compañía estatal de ferrocarriles franceses (SNCF), propietaria de parte del material expuesto y depositaria de la marca. La exposición, que podrá visitarse hasta finales de agosto, tendrá posteriormente una itinerancia que todavía no se ha hecho pública, pero que es muy probable que recale en dos ciudades especialmente vinculadas al mítico tren: Venecia y Estambul. «No hay precedente alguno de una exposición similar, consagrada íntegramente al mítico Orient-Express, lo que nos permite reencontrarnos con una parte de nuestra historia y de nuestro patrimonio», ha declarado en la presentación de la misma Guillaume Pepy, presidente de SNCF.
Además de permitir a los visitantes conocer por dentro los lujosos vagones de estilo art decó, como el vagón-salón creado por Réne Lalique en los años 20, la exposición aspira a rememorar el origen, los pormenores históricos y toda esa atmósfera de leyenda que evoca un nombre tan singular. «Es sinónimo de nostalgia, de aventura, de la historia de Europa, del Imperio Otomano. También de personajes míticos, como el de Agatha Christie, de misterios…», recuerda el presidente del IMA y exministro de cultura, Jack Lang.
Carteles antiguos, documentos, artículos de viaje, menús del restaurante, piezas de su vajilla, fotografías, objetos de distinto carácter y breves documentales hechos ad hoc sirven para trazar la dimensión histórica, política y cultural de esta invitación a un viaje extraordinario que arranca recordando la figura de Georges Nagelmacker, cuyo despacho se reconstruye en la exhibición. Este ingeniero de origen belga cuyo nombre ha sido eclipsado por su más célebre creación, fue el verdadero padre del tren y fundador al mismo tiempo de la Compagnie Internationale des Wagons- Lits. Su proyecto más lujoso vio la luz en octubre de 1883 en París, con el lanzamiento del Express d’Orient, que en 1891 pasó a llamarse Orient Express.
La historia del ferrocarril más exclusivo y mítico del mundo discurre en paralelo a la turbulenta historia del viejo continente, y así lo recoge la muestra del Instituto del Mundo Árabe. Sus mejores años los vivió durante las décadas de los 20 y los 30, ese largo y divertido fin de semana entre las dos grandes guerras. Durante ambas contiendas vio interrumpidos todos los servicios, que se reanudaron parcialmente en el año 1945. Pero como la propia Europa, ya nada volvería a ser igual… El tren preferido del detective Hércules Poirot entra en decadencia, languidece y termina muriendo.
Su segunda vida lleva el nombre del empresario norteamericano James Sherwood, quien en 1977 adquiere en una subasta en Monte Carlo dos vagones originales, por entonces medio desvencijados por Europa en condiciones lamentables. Sherwood decide embarcarse en un proyecto con visos de disparate que termina en un rotundo éxito y va comprando y restaurando vagones que encuentra. Un acuerdo con SNCF le permite explotar la marca que pertenece a la sociedad ferroviaria francesa, al tiempo que va ampliando su colección de hoteles iniciada con la adquisición del mítico Ciprini de Venecia bajo el nombre de Orient-Express, con establecimientos como Villa San Michele, Splendido, Copacabana Palace o el Ritz de Madrid.
Interior. Imagen de uno de los vagones originales del Orient Express.
Interior. Imagen de uno de los vagones originales del Orient Express.

Otra oportunidad

Tras un largo e intenso periodo de negociaciones, la empresa fundada por Sherwood y la sociedad estatal de ferrocarriles galos rescinden su acuerdo por la decisión de SNCF de utilizar y relanzar la marca. De este modo, Orient-Express Hotels se llama desde el pasado 10 de marzo Belmond, aunque conserva la licencia del nombre Venice Simplon- Orient Express para sus célebres trenes, que seguirán ofreciendo una de las experiencias de viaje más especiales y demandadas. El recorrido Parús-Estambul, que tiene lugar una vez al año, es uno de los viajes más difíciles del mundo donde conseguir una plaza.
SNCF, por su parte, ha revelado muy pocos detalles hasta la fecha sobre qué piensa hacer exactamente con la legendaria marca que ahora recupera y que desea identificar con «el arte de viajar a la francesa». En este contexto es en el que se ha planificado la exposición del Instituto del Mundo Árabe de París, que no solo mira al pasado, sino que es una formidablerentrée para sus planes de futuro. Todo indica que SNCF estudia lanzar un concepto contemporáneo de trenes de lujo y toda una línea de productos relacionada con artículos de viaje de alta gama con el sello made in France. Por el momento, la empresa de ferrocarriles ha fichado al chef Yannick Alleno y ha anunciado su colaboración con una legendaria marca de maletas y bolsos, Moyant, una exclusiva firma nacida en 1849 que terminó cerrando y que en su segunda vida forma parte del conglomerado de lujo LVMH.

Del 1 de abril al 3 de agosto en el Instituto del Mundo Árabe. Más información.www.imarabe.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.