Cocina

Mermelada de manzana casera

Ingredientes

  • 750g (unas tres piezas) de manzanas ácidas (Reineta o Granny Smith), 250g de azúcar, 1/2 limón, 25g de mantequilla, 1 cucharadita de canela, 1 cucharadita de nuez moscada y, opcionalmente, esencia de vainilla o azúcar de vainilla.

Cómo hacer mermelada de manzana casera

Empezamos lavando, pelando y troceando las manzanas. La pulpa la colocamos en una olla grande con el zumo del medio limón, mientras que las pieles y los corazones de las manzanas los ponemos a cocer con un poco de agua en otro cazo. Transcurridos cinco minutos, escurrimos y, con la ayuda de una cuchara o un juego de dos coladores, les sacamos el jugo. Esto ayudará a que la mermelada espese más fácilmente.
El siguiente paso es poner ese cazo con el jugo de las pieles al fuego, e ir incorporando el azúcar. La cantidad de azúcar aproximada es de entre el 45% y el 65% del peso de las manzanas ya troceadas. En mi caso, de las tres manzanas salieron unos 500g de manzana troceada y pelada.
Ahora subimos el fuego y, sin parar de remover, vamos tostando el azúcar hasta que caramelice. En ese momento, retiramos del fuego, añadimos la mantequilla y, sin dejar de remover, vertemos nuestro caramelo sobre las manzanas, que estaban esperándonos en la olla con el juego de limón. Todo esto es importante hacerlo rápido, porque si no el caramelo se endurecerá.

Mermelada de manzana - 2

El último paso es cocer las manzanas con el caramelo hasta obtener la mermelada. Los primero cinco minutos conviene tener el fuego fuerte y remover con frecuencia, luego añadimos la canela, la nuez moscada y la vainilla y vamos bajando el fuego gradualmente y en poco más de media hora tendremos nuestra mermelada lista (el tiempo depende de la textura deseada). No os preocupéis por los trozos de manzana, según se vayan cociendo se irán deshaciendo, y si no los ayudamos removiendo enérgicamente.
Tiempo de elaboración | 1 hora
Dificultad | Media

Degustación

La mermelada de manzana casera está, como no podía ser de otra manera, deliciosa. Recuerda un poco a la mermelada de ciruelas, aunque un poco más ácida. Mi consejo es que la guardéis en un bote y lo selléis al baño María, así os durará más tiempo.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.