Autos

Regresa el mito americano

Cuando el Mustang celebra su 50 aniversario, Ford lanza al mercado una sexta generación cuyo diseño vuelve a los orígenes de uno de los coches clásicos más buscados por los coleccionistas. Así fué la presentación en EEUU de este potente modelo que se venderá en Europa a partir de 45.000 euros.
Ya está aquí la última versión de uno de los coches más icónicos de la Historia: el Ford Mustang. Cuando el controvertido Lee Iacocca se empeñó en defender el proyecto de un cupé de dos puertas y cuatro plazas a finales de los 50, no pudo imaginarse el impacto que iba a producir. Recientemente, el Mustang aparecía como el segundo automóvil más buscado por los posibles compradores de un coche clásico.
Prácticamente coincidiendo con la aparición de esta sexta generación, el modelo va a cumplir, el próximo 17 de abril, medio siglo de existencia continuada en el mercado, de forma más o menos exitosa y con diferentes tecnologías.
Afortunadamente, con la anterior, Ford dio un golpe de timón y optó por ir back to the basic, es decir, volver a la esencia del pony car, nombre al que dio origen el primer Mustang: cupé de cuatro plazas, con dos puertas y tracción trasera.
Con la sexta generación, se mantiene el estilo del modelo original. Bill Ford Jr. explica que «todo el equipo de diseño y desarrollo del producto ha invertido mucho tiempo hablando con los miembros de los clubs Ford Mustang en todo el mundo. Hemos tratado de concretar qué desearían encontrarse en el nuevo modelo. Pero teníamos claro que no queríamos hacer un coche retro, sino uno moderno. De ahí que algunos se sorprendan cuando ven esos faros delanteros más finos, que permiten las últimas tecnologías en elementos de iluminación».
Se han retocado las pocas cosas que dieron lugar a críticas en el anterior: se ha mejorado la amplitud, se han rediseñado el salpicadero y el cuadro de instrumentos y se han introducido las últimas técnicas en sistemas de navegación y conectividad. Pero se ha logrado mantener el estilo Mustang, con sus relojes redondos para el velocímetro y el cuentarrevoluciones.
De paso, se ha afilado la carrocería, que crece en longitud, mientras que baja en altura del techo (en la versión cerrada) y en la parte posterior (tapa del maletero). En lo que se refiere al estilo, quienes recuerden el concepto Evos, presentado hace dos años en Europa, reconocerán las líneas generales del coche.
Su autor es Charles Cronley, bajo la supervisión de J. Mays, primero, y de Moray Callum al final, como responsables de diseño de la marca. Y Martin Smith, director de diseño de Ford Europa, ha realizado sus sugerencias para asegurar que no hubiera rechazos. En su perfil se reconoce al Mustang I y al V, aún en los concesionarios americanos. Lo que más sorprende, como señalaba Bill Ford, es la desaparición de sus faros redondos tan característicos en favor de unos alargados.
Interior. El salpicadero se ha rediseñado ligeramente y el cuadro de instrumentos presenta las últimas técnicas en sistema de navegación y conectividad.

Interior. El salpicadero se ha rediseñado ligeramente y el cuadro de instrumentos presenta las últimas técnicas en sistema de navegación y conectividad.

El gran cambio

La sexta generación se ha hecho global. Es capaz de pasar las pruebas de homologación de todo el mundo, que no ha sido el caso de cuatro de las generaciones anteriores: sólo la primera se vendió oficialmente en Europa, y no a lo largo de toda su vigencia. El coche resultaba caro y las ventas se redujeron a las que podía tener un cupé deportivo de una marcapremium.
Los dirigentes americanos en aquellos momentos no supieron ver el potencial del modelo, que en Estados Unidos era muy asequible, como reclamo para la marca y lo cancelaron. Posteriormente, hubo un intento de exportar la cuarta generación, pero desistieron por las dificultades para homologarlo.
Con este nuevo planteamiento, el último modelo cambia su típico eje rígido posterior por una suspensión independiente multilink, que asegura un mejor comportamiento en terrenos virados y pavimentos bacheados. La mecánica aporta también novedades, no todas del gusto de los más puristas. Al menos para Europa, existe una versión con motor de cuatro cilindros en línea cuando, hasta ahora, casi todos los motores habían sido en V, la mayoría de ocho cilindros y, en las menos potentes de las versiones de la anterior edición, de seis, en unas generaciones en línea y en otras en V. Este motor de cuatro cilindros utiliza la tecnología EcoBoost, que implica inyección directa de gasolina y turbocompresor, como los motores de Fórmula 1 que se utilizarán en 2014. Pese a que su cilindrada es de 2,3 litros, su potencia es de, al menos, 309 caballos.
Hay una segunda variante con el motor de ocho cilindros en V, de cinco litros, con 426 CV. Para compensar el disgusto que el moderno motor pueda causar entre los más radicales, se ha optado por la solución clásica de un cambio manual de seis marchas, con hill holder (evita el retroceso del coche en arrancadas en pendiente).
También se ofrece un cambio automático, de seis marchas, con posibilidad de accionarlo manualmente. Las ventas en Europa comenzarán a principios de 2015. No se ha fijado el precio, pero desde la marca señalan como competidores directos a los BMW Serie 4/M4, lo que indica que los precios de los Mustang en Europa oscilarán entre 45.000 y 75.000 euros.
Glamour. Steve McQueen, en la película Bullit, hizo aún más célebre el Mustang Mach 1, lanzado en 1967.

Glamour. Steve McQueen, en la película Bullit, hizo aún más célebre el Mustang Mach 1, lanzado en 1967.

Historia de un fenómeno

A finales de los años 50, los fabricantes americanos asumieron que las versiones abiertas de sus grandes berlinas no satisfacían a quienes buscaban estilos más deportivos y que, finalmente, optaban por modelos europeos, por más que tuvieran el defecto de montar motores menos potentes y, en su mayoría, de cuatro cilindros. General Motors golpeó primero lanzando el Chevrolet Corvette y Ford respondió con el Thunderbird, que al crecer excesivamente en su segunda generación, perdió el favor de los compradores.
Finalmente, Lee Iacocca lanzó un cupé más pequeño y ligero, que se convirtió en la primera generación del Mustang y en un éxito con más de 20.000 unidades vendidas el primer día, casi medio millón en su primer año y más de un millón de modelos fabricados dos años después de su lanzamiento. Ford ganó más de 1.000 millones de dólares en 24 meses.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.