Cocina

Mantecado imperial de Avilés

Este mantecado comienza en el siglo XVII cuando bollos hechos con harina de trigo, manteca de vaca, huevos y azúcar formaban parte del equipaje de aquellos emigrantes asturianos dispuestos a hacer las Américas. Pasaron los años y ese bollo evolucionó hacia este mantecado, dulce que quedó como símbolo gastronómico de la fiesta pascual del Bollo que se comenzó a celebrar en 1893, y en la cual la tradición manda a los padrinos regalárselo a sus ahijados. Tradicionalmente se hornea en unos moldes en forma de cruz especiales para ellos, pero ya en casi todas las pastelerías y fuera de las fechas de pascua, se ven horneados en forma de cake en un molde alargado y así es como os lo muestro yo. Espero que les guste.

Ingredientes para 1 molde de 22 cm de longitud

  • 4 huevos pesados con su cáscara a temperatura ambiente, la misma cantidad de mantequilla de muy alta calidad o manteca de vaca casera, la misma cantidad de azúcar, la misma cantidad de harina, 200 g de azúcar glas o lustre para el glaseado.
  • Cómo hacer mantecado imperial de Avilés

    Es muy importante tener los huevos a temperatura ambiente para que el batido no se corte al añadir la mantequilla. Comenzaremos derritiendo en un cazo la manteca y la coceremos durante diez minutos a fuego suave, la colamos para un bol y la dejamos enfriar hasta que esté a temperatura ambiente. Engrasamos con mantequilla un molde alargado y precalentamos el horno a 175 grados con calor arriba y abajo.
    En el vaso de una batidora con varillas batimos los huevos con el azúcar hasta que tripliquen su volumen y se tornen blanquecinos. Añadimos la mantequilla a temperatura ambiente y se bate bien hasta que se vea integrada.
    Echamos la harina tamizada y removemos con una cuchara de madera despacio hasta que no veamos grumos. Vertemos la mezcla en el molde y cocemos de cincuenta minutos a una hora. Dejar enfriar.
    Para hacer la glasa, echamos azúcar glas en un bol, vamos añadiendo agua y removiendo con una espátula de silicona hasta que veamos que tiene textura de crema ligera. La metemos un minutos en el microondas hasta que se ponga transparente, y vertemos por encima del mantecado cuando este haya enfriado totalmente. Dejamos secar.
    Mantecado imperial de Avilés
    Tiempo de elaboración | 1 hora y media
    Dificultad | Fácil

    Degustación

    La preparación del mantecado imperial de Avilés es sencilla. Solo hay que tener en cuenta un dato muy importante para tener éxito con esta receta, y éste es el de solamente utilizar ingredientes de altísima calidad, aquí radica su secreto y es lo que lo diferencia de un simple bizcocho de mantequilla. Les recomiendo que lo probéis, pero estáis avisados, con un café o un chocolate caliente es un “empezar y no parar”.

    Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

    Dejar una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.