Cocina

Suave tentación

La afición al ron no es exclusiva de Cuba, todo el Caribe tiene en sus orígenes y en su tierra material esencial para destilar esta bebida. De hecho, lo último en rones es el agrícola de Isla Martinica, una forma más ecológica de crear estas esencias. El mayor ejemplo de esta tierra es Ron Clèment. Como ron agrícola es producido exclusivamente en las Antillas Francesas y obtenido de la destilación del zumo de la caña de azúcar. En los nudos de su tronco, que puede llegar a medir hasta cinco metros de altura, se almacena la sacarosa, clave en la fermentación de este licor. Los rones de la Martinica son los únicos que forman parte de la Denominación de Origen controlada y que los coloca al nivel del cognac o el champange. Pero dentro de estos productos puros también hay variedad en función de la base. Así tiene Créole Shrubb, hecho con la mezcla de rones jóvenes y viejos y con un claro toque de naranja; el Clément Vsop, que se realiza con una elevada evaporización para garantizar su complejidad aromática; y el Clément Canne Bleue, el primer ron agrícola monovarietal.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.