Moda

Pensar la moda

«La moda no sólo estaba hecha para embellecer a las mujeres, también para darles seguridad y confianza», dijo el gran modisto Yves Saint Laurent. ¿Se cumple siempre el estar bella y transmitir seguridad y confianza a la persona con la que nos comunicamos? De cómo nos comunicamos inconscientemente a través de nuestra elección de vestuario diaria hablamos con Teresa Baró, experta en comunicación personal, autora de «La gran guía del lenguaje no verbal» (Paidós). Las tendencias de esta temporada preocupan a Baró; la mayoría de los accesorios y los colores que están de moda no son los ideales para un encuentro en el que queremos dar un importante mensaje. Colores flúor, collares, pendientes y pulseras XXL, brillantes, cadenas, escotes y «cropped tops» (enseñan el ombligo) son algunas de la claves del verano 2013 para ir a la última. ¿Dejarse llevar por lo que dicta la tendencia nos conviene siempre? «Una cosa es lo que nos queda bien o lo que se lleva, pero otra es que eso favorezca a la comunicación y las relaciones y a lo que transmites a los demás. A veces puedes priorizar la estética, en otros momentos hay que priorizar la eficacia de la comunicación. Especialmente en el trabajo necesitamos que sea lo mejor posible con compañeros, jefes, clientes…».

«Las mujeres que visten de forma más femenina ocupan menos altos cargos»

Las ideas de Teresa Baró parten de una serie de estudios que dicen que las mujeres que visten de forma más femenina ocupan menos puestos directivos. «Nos lleva a pensar que hay una relación entre el aspecto más neutro y el triunfo profesional», concluye. Opina que todo lo que sea «muy femenino o que llame la atención en este sentido» distrae de nuestra faceta profesional. Asegura que para las mujeres combinar la moda y la imagen profesional es una tarea muy complicada. Y ser una «fashion victim» en la oficina puede perjudicarnos más que favorecernos. Eso sí, todo depende de la profesión y del sector en el que trabajemos. «Si nos ponemos en el ámbito más tradicional lo interesante es dar un punto moderno o incluso atrevido en el pelo, las uñas o la ropa, y que el resto del look sea muy profesional». Lo justo para ir acorde a tu edad, tus gustos y dar a entender que eres una persona que está al día. «Es una forma de insinuar que cuando estás fuera tienes estilo, pero que en el trabajo sigues una pauta de imagen», añade Baró. «A veces por el tipo de trabajo necesitamos que se nos recuerde, porque si no nuestra marca personal desaparece». En estos casos es importante saber cómo potenciarlo sin pasarnos a través de los complementos de moda. Según la experta, las personas nos asocian a una determinada imagen, y si se sabe reforzarla se pueden conseguir muy buenos resultados.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.