Espectáculos

Greg Kinnear: «Los actores somos farsantes»

Por su papel de vecino gay de Jack Nicholson en ‘Mejor imposible’ recibió una nominación al Oscar. Después sería el novio de Meg Ryan en ‘Tienes un email, el padre de ‘La pequeña Miss Sunshine’ e incluso el presidente más carismático de la historia de Estados Unidos en la serie ‘Los Kennedy’. Ahora Greg Kinnear, que el lunes 17 de junio cumple ya 50 años, estrena en España ‘Un invierno en la playa’, película presentada en el Festival de Toronto en la que interpreta a un veterano novelista enganchado, todavía de su ex (Jennifer Connelly). Ya han pasado tres años desde que ella le dejara por otro hombre, pero la obsesión sigue haciendo mella.
Excepcionalmente simpático y muy abierto, habla en Toronto.

Usted es de Indiana, Estados Unidos, pero tengo entendido que creció en muchos sitios porque su padre era diplomático. 
Sí, es verdad, y fue magnífico vivir en otros países. Ahora vivo en Los Ángeles, pero nací en Indiana, luego nos trasladamos a Washington DC, al Líbano, al desierto, a California… Vivir de los 13 a los 18 fuera de mi país fue una bendición porque me aportó muchísimo criarme en distintos ambientes. Me encantaría hacer lo mismo con mis hijos.

Pero la época del Líbano, ¿no fue dura?
Sí, aunque la verdad es que cuando llegamos no estaba tan mal, pero cuando ya nos íbamos empezó la Guerra Civil, eran los 70… Volvimos y nos trasladamos a Grecia. Yo era un niño, así que todo estuvo bien.

¿Vivir ese tipo de experiencias le ayudan en su trabajo de actor?
Yo creo que las experiencias también forman parte de lo que eres. Ya seas actor, escritor, como mi personaje de Un invierno en la playa, o lo que sea. Las experiencias, en cierto sentido, te van dando forma. Pero aún así, es raro, porque no estoy seguro de que para ser un buen escritor tengas que hacer todas las cosas sobre las que escribes. Y para ser actor, tampoco. He visto a muchos actores a lo largo de los años, especialmente en las películas de vaqueros, en los westerns, que saltaban de un tren a otro y tenían el viento soplando en su cara, y yo pensaba: “Seguro que ese actor jamás ha hecho eso en su vida real”, pero cuando lo haces bien en la pantalla, sale bien. Los actores somos farsantes y mentirosos en el sentido de que interpretamos personajes que no somos nosotros mismos. Imagino que lo que ocurre con los escritores, como mi novelista de la película, es una combinación de experiencias y su propia imaginación.

¿Viajar abre la mente? No solo como actor, sino como persona. 
Yo creo que sí. Cuando iba al colegio en Grecia tuve un par de profesores de interpretación que eran estupendos y les encantaba el arte dramático. De niño tuve la suerte de que ellos me transmitieran esa pasión y eso fue lo que despertó mi interés por la interpretación. Pero todavía no he hecho ninguna tragedia griega (ríe).

Hizo de padre en ‘Pequeña Miss Sunshine’, y ahora también lo es en ‘Un invierno en la playa’. 
Sí (ríe). Sí, aquí hay muchas historias multigeneracionales. El colegio, la universidad, la rareza del primer amor… Es un guión muy honesto. El padre es muy ‘cool’, tiene unas conversaciones muy directas con sus hijos, que también se dedican a la literatura. Yo no estoy tan seguro de ser un padre tan ‘cool’ en la vida real (ríe).
Además, luce barba. No se tuvo que afeitar. 
Sí. Y la primera semana fue estupendo, pero luego me empezó a picar y estaba deseando afeitarme (ríe). No volveré a dejarme la barba durante algún tiempo.

Por último, usted presentó un ‘talk show’ durante bastante tiempo. ¿Lo echa de menos?
A veces sí. Me encantaba. A mí me gusta hablar. Lo hacíamos con público y si lo volviera hacer, creo que sería mejor sin público en el plató.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.