Moda

Amor por lo rústico

La silueta de las alpargatas –con la lona suave, medio dormida sobre la suela de esparto, esperando a que lleguen unos pies y las despierten– es una buena metáfora de lo que debe ser la estación más hedonista y más relajada del año, y la sencillez de los materiales nos recuerda que, durante un par de meses al año, tenemos carta blanca para recurrir a lo simple.


Las firmas no han podido evitar idear sus propias versiones de este zapato. Rompió el hielo Valentino hace ya algunas temporadas, reeditando las espadrilles con un ligerísimo encaje de Chantilly y el resto no se ha hecho esperar: desde las que abrazan el print salvaje, como Stella McCartney y Céline; las de rayas marineras como las de Marc JacobsTabitha Simmons o Christian Louboutin… Cada una transmite un contexto distinto, un escenario y un momento, pero todas nos recuerdan que en verano hay que hacer una parada y entregarse a la pereza y a todos los planes inesperados del mundo calzando unas alpargatas.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.