OXFORD: UNA CIUDAD MÁGICA

Oxford es tierra de creadores, de sueños y de magos y no solo por la densa niebla que de vez en cuando toma la ciudad, ni por el ambiente novelesco que aportan las agujas de sus edificios, sino porque es el lugar que esconde el gran comedor de las películas de Harry Potter y el agujero por el que Aliciacayó al País de las Maravillas. La también conocida como ‘ciudad de las agujas de ensueño‘ cambia mucho según la estación, ya que tras el más que lluvioso invierno, con los primeros rayos del sol sus calles se llenan de bicicletas y sus parques rebosan de estudiantes que disfrutan de su tiempo al aire libre. Pero al margen de los magníficos jardines que tiene la ciudad, son sus edificios de piedra y sus rincones secretos los que proporcionan ese halo de ensueño a la ciudad del Támesis.  Ejemplo de ello es el Christ Church, lugar donde residía Alicia Liddle, la hija del deán de esta institución que inspiró el personaje de la heroína del País de las Maravillas. Lewis Carroll, autor del cuento que dio vida a la Reina de Corazones, algato de Cheshire y al conejo blanco, era profesor de matemáticas en elChrist Church y al parecer, solía irse de picnic con las tres hermanas Liddle. Según cuentan, en una de esas excursiones, cuando iban navegando por el Támesis les contó una historia de aventuras, sueños e ilusiones, que tiempo después se conoció como Alicia en el País de las Maravillas.En el río no quedan recuerdos de Alicia y de su historia al margen de las barcas, que ahora son un símbolo de la ciudad. Sin embargo, en un lateral delChrist Church hay una pequeña tienda con un conejo blanco a sus puertas que ataviado con chaleco y reloj de bolsillo da la bienvenida a Alice’s Shop (Aldates Street), una tienda de souvenirs con todo lo necesario para no olvidar nunca el mundo de las maravillas.
EL GRAN COMEDOR.Siguiendo con el Christ Church, en su interior se encuentra el Great Hall, una estancia que sirvió de inspiración para dar vida al gran comedor deHogwarts, el colegio de magia del famoso mago creado por J.K. Rowling, Harry Potter. En realidad el Great Hall no tiene un cielo estrellado en el techo, ni sus mesas se llenan de manjares a golpe de varita mágica, pero sí se pueden ver las largas mesas que en las películas frecuentan los alumnos de Gryffindor,Hufflepuff, Ravenclaw y Slytherin, las cuatro casas de Hogwarts.  No obstante, tampoco hay vestigios que recuerden al famoso mago en elGreat Hall del Christ Church, una institución en la que hasta sus escaleras se han hecho famosas en las películas del mago británico.En concreto, en la primera película de la saga, los alumnos recién llegados al colegio de magia y hechicería son recibidos por una de las profesoras en las escaleras que dan paso al Great Hall del college de Oxford.
CONOCIDOS Y ANÓNIMOS. Conjuros aparte, cuando uno camina por las calles de Oxford siente el respeto de la persona que sabe que por sus calles han paseado escritores como Oscar Wilde o C.S. Lewis. No obstante, la localidad también tiene un hueco para las personas anónimas que acuden al mercado cubierto (entre Hight Street y Cornmarket Street) para comer algo en los días de lluvia y que buscan libros en lalibrería Blackwell. Además, si se encuentra Helens Passage, uno puede compartir una cerveza con alumnos de las dos universidades de la localidad (Oxford University y Oxford Brookes) en Turf Tavern (Holywell Street), un local histórico. La ciudad también es lugar para el amante de la arquitectura y paseando por sus calles se puede ver el arco de New College Lane, conocido como ‘Puente de los suspiros de Oxford’ y la biblioteca circular Radcliff Camera.Pero si lo tuyo son las panorámicas, sube al campanario de la University Church of Saint Mary the Virgin, uno de los lugares para contemplar las agujas de los edificios de Oxford de un vistazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.