Actualidad

Miedo, Enfado o Dolor. ¿Sabes Por Qué Llora tu Bebé?

No es fácil reconocer por qué llora un recién nacido, sobre todo para las madres y padres primerizos. Aunque los principales motivos son hambre, dolor, enfado o miedo, los adultos no reconocen fácilmente qué llanto corresponde a cada una de estas emociones. La clave está en estar atento a sus gestos y sonidos.
Ahora, podemos identificar más fácilmente el motivo del llanto de un bebé, gracias a un estudio liderado por Mariano Chóliz (investigador de la Universidad de Valencia) en el que han participado expertos de la Universidad de Murcia y la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). La muestra ha estado compuesta por 20 bebés de entre 3 y 18 meses. Se ha estudiado el patrón de llanto provocado por tres emociones características: miedo, enfado y dolor y, según los resultados, publicados recientemente en el Spanish Journal of Psychology, las principales diferencias se presentan en la actividad ocular y en la dinámica del llanto.
Cuando un bebé llora, la actividad muscular de su rostro se caracteriza por una gran tensión en la frente, las cejas o los labios, la apertura de la boca y la elevación de las mejillas pero los investigadores observaron diferencias importantes entre las tres emociones negativas: miedo, enfado y dolor.
-Enfado: la mayoría de los bebés que lloran por estar enfadados mantienen los ojos medio cerrados, con una mirada aparentemente sin dirección o, por el contrario, fija y prominente. Su boca está abierta o entreabierta, y la intensidad del llanto aumenta progresivamente.
-Miedo: en el caso del miedo, los ojos permanecen abiertos casi todo el tiempo. Es más, a veces las criaturas tienen una mirada escrutadora y mueven la cabeza hacia atrás, y el llanto aparece de forma explosiva, después de un aumento gradual de la tensión.
-Dolor: se manifiesta con los ojos cerrados casi todo el tiempo, y en los pocos momentos en los que están abiertos, la abertura es mínima y distante de la mirada. Además, existe un alto grado de tensión en la zona ocular y el ceño fruncido. El llanto, que desde el principio alcanza su intensidad máxima, comienza de forma repentina e inmediatamente después del estímulo.
Aunque no sepan reconocer bien la causa, cuando los bebés lloran porque les duele algo esto provoca en los adultos una reacción afectiva más intensa que cuando lloran por estar enfadados o por tener miedo. Para los expertos, el hecho de que el dolor sea la emoción más fácil de reconocer puede tener una explicación adaptativa, ya que el llanto es una advertencia de una amenaza potencialmente grave para la salud o la supervivencia y requiere una respuesta más urgente por los cuidadores.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.