Moda

Manolo Blahnik «Los españoles pueden sentirse orgullosos de sus Príncipes»


El famoso zapatero habla de su infancia en Canarias, del éxito de Zara y de la mujer con el pie más bello del mundo


«Los zapatos de Manolo Blahnik son tan buenos como el sexo», confesó Madonna alguna vez. Nadie mejor que la «chica material» para explicar en una frase la apabullante fascinación que rodea a las creaciones del zapatero más famoso del mundo. Alice Rawsthorn, crítica de diseño del «International Herald Tribune», ha preferido explicarlo en más palabras: «Su nombre es una de las pocas marcas que se han convertido en sinónimo del producto: Kleenex, Band-Aid, Post-it y Manolo», dijo la ex directora del Museo de Diseño de Londres en 2010.
Blahnik, que nació y se crió en Santa Cruz de La Palma, acaba de cumplir 40 años en el mundo de la moda y en ese tiempo ha «vestido» los pies de las mujeres más elegantes de la jet-set internacional: desde Bianca Jagger hasta la Duquesa de Cambridge, pasando por Kate Moss y Sarah Jessica Parker. De hecho, esta última lo convirtió en un ídolo de masas gracias a aquel episodio de «Sexo en Nueva York» en el que Carrie le suplica a un ladrón: «Puedes llevarte mi bolso Fendi, puedes llevarte mi anillo y mi reloj, pero por favor no te lleves mis ‘‘manolos’’». Ahora, más de 200 tiendas alrededor del mundo venden un promedio de 70.000 pares de «manolos» al año a un precio que oscila entre los 500 y 1.000 euros.
A punto de cumplir 71 años, Blahnik no piensa en retirarse, y mucho menos en vender su marca. Su hermana, Evangeline Blahnik, es quien lleva adelante la estrategia comercial y financiera de la empresa, mientras que su sobrina, Kristina, se encarga de las relaciones públicas. «A veces no es fácil trabajar en familia, pero es genial contar con alguien en quien realmente puedes confiar. Mi hermana ha sido un Dios enviado del cielo», dice a ABC.
–¿Se siente orgulloso de ser español?
–Muy orgulloso. Me siento muy español y siempre será así. Cuando solo era un niño, mi madre se aseguraba de que leyéramos literatura española: Lorca, Benito Pérez Galdós y Leopoldo Alas «Clarín». Mi madre nos leía un cuento o una poesía cada noche para que fuéramos muy conscientes de la cultura española. Ahora que soy mayor, siempre vuelvo a leer esos clásicos. Son una parte muy importante de mi identidad, al igual que lo son el arte, la arquitectura, la música y la comida española.
–Usted ya es parte de ese «Olimpo» de la cultura nacional, junto a grandes como Balenciaga o Fortuny. ¿Se siente intimidado?
–No, porque no tengo una percepción de triunfo o de títulos. Por supuesto que es un gran honor ser comparado con nombres como el de Cristóbal Balenciaga, pero no pienso en mí de esa manera.
–Dejó España cuando todavía era muy joven. ¿Qué es lo que más echa de menos de nuestro país?
–A mi madre. La echo tremendamente de menos. Cuando todavía estaba viva, solía ir a visitarla cada dos meses. Ahora viajo a España con menos frecuencia. Pero cuando voy, lo primero que hago es visitar el Museo del Prado. Es mi museo preferido en el mundo, siempre encuentro inspiración allí. También suelo ir a Lhardy a comer el mejor cocido madrileño y hago algunas compras en Acosta, en el Paseo del Prado, donde tienen unos productos de plata artesanales muy bonitos.
–Usted nació en Canarias pero vivió en Ginebra, París, Londres, y ahora, en Bath. ¿Cómo fue su infancia en Santa Cruz de La Palma?
–Absolutamente idílica, en serio: encantadora e inocente. La isla solía ser hermosa, llena de naturaleza virgen. Ya no es así, pero sigue siendo hermosa. Mis padres me educaron muy bien, con valores y modales maravillosos.
–Sus clientes son reinas, princesas, actrices de Hollywood, supermodelos… ¿Quién tiene el pie más bonito del mundo?
–Kate Moss es a quien más recuerdo. Sin embargo, los pies que más me gustan son los de las estatuas de la Antigua Grecia. ¡Puedo estar días apreciando los pies de una de esas estatuas!
–Hablando de Historia, ¿a qué personaje histórico le hubiese gustado tener como clienta?
–A la Emperatriz Eugenia de Montijo. Era divina, una mujer muy elegante. También, a María Antonieta y a Paulina Borghese.
–En su opinión, ¿quién es la española más elegante?
–¡Hay muchas! Eugenia Silva, Ángela Molina, Maribel Verdú, Paz Vega… Todas ellas tienen un «no sé qué» increíble.
–La Princesa de Asturias se ha convertido en un icono de estilo. ¿Le gusta su look?
–Sí, muchísimo. Es una mujer muy guapa. Lo cierto es que los españoles pueden sentirse orgullosos de tener unos Príncipes como Don Felipe y Doña Letizia, una pareja Real muy atractiva y elegante.
–En ocasiones, la Princesa viste de Zara. ¿Qué opina del llamado «fenómeno Inditex»?
–¡Amo Zara! Me siento feliz por el éxito que tiene la firma. Mientras produzcan en Europa yo seguiré comprando sus productos. De hecho, hace poco compré unas sábanas de algodón y una manta magníficas. Por ese precio son estupendas.
–¿Le han ofrecido diseñar una línea de bajo coste?
–La verdad es que no me interesa. A mí me gusta el trabajo artesanal, los materiales bellos y los detalles; y realmente es imposible crear una línea más barata sin comprometer la calidad.
–Las mujeres aman los zapatos. ¿Y los hombres?
–Algunos hombres los adoran y compran muchos pares. Pero la mayoría vienen a mí para agradecerme por hacer que los pies de sus esposas luzcan hermosos. Créame, jamás esperé ese tipo de reacción, pero me ha ocurrido muchísimas veces.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.