Moda

La moda inspirada en los santos

Dolce & Gabbana propone en su colección otoño-invierno 2013 prendas inspiradas
exclusivamente en elementos y detalles …

Los creadores de la imaginería católica nunca pensaron lo que podría llegar a significar su trabajo para el mundo de la moda. Concretamente las vírgenes, que siguen siendo todo un icono para las firmas más barrocas del fashion-system. 

¿El mejor ejemplo? Cuando en 2007 Jean Paul Gaultier decidió dedicarle toda su colección a la Madonna (no a la cantante, sino a la madre de Dios). Ese mismo año, Christian Lacroix cerró su desfile con una Lily Cole virgen. Su pelo anillado y pelirrojo iba vestido por una corona que podría lucir perfectamente La Esperanza de Triana. Además, este diseñador (de cuyas obras ya no podemos disfrutar) decidió volver a colocar a modelos marianas para dar por terminada su labor dentro del mundo de la moda. Fue en su último desfile, en 2009. ¿Su prenda estrella? Un aparatoso vestido que lució Dita Von Teese para Harper’s Bazaar, así como Linda Evangelista, a la que pusieron encima de un paso para W Magazine. Revista que también vistió de Virgen a Kate Moss el año pasado, por cierto.


Por su parte, Dolce & Gabbana, cuyas últimas colecciones para otoño-invierno (la del anterior y la futura) están inspiradas única y exclusivamente en elementos y detalles religiosos, buscan el equilibrio entre la exótica y exuberante mujer italiana y la tradición mariana made in Italy. ¿El resultado? Dos propuestas ‘virgenes’ menos evidentes y dignas de estar en un museo. Y si el pasado otoño-invierno pudimos ver velos y vestidos de tul negro con estampados ‘efecto tapiz’ en dorado como si de un manto se tratase, para la próxima temporada, los italianos apuestan por los mosaicos bizantinos y venecianos de la Catedral de Monreale. 


Muchos señalan que moda y religión se unen en una sola palabra: polémica. De hecho, alguna que otra asociación ha criticado este hermanamiento artístico calificándolo de irrespetuoso, cuando los creadores buscan justo todo lo contrario. Obviamente, como en todo, existen algunos ‘rebeldes’ que utilizan la simbología para desarrollar imágenes subidas de tono y poco coherentes con la espiritualidad de la religión. Pero hay excepciones, y son muchos en la moda los que se nutren del arte religioso para crear imágenes que nunca se borrarán de nuestra retina por sus grandes y altas dosis de ‘belleza devota’.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.