Kuala Lumpur, a la sombra de las Torres Petronas


Sólo por conocer este emblemático edificio vale la pena viajar a la capital malaya, una de las metrópolis más atractivas del sudeste asiático. Además, pese a la preeminencia de la cultura islámica, está florenciendo en ella una creciente vida nocturna, inimaginable hace años

Sólo por conocer las Torres Petronas ya valdría la pena viajar hasta Kuala Lumpur. Ya hace 10 años que no son las más altas del mundo, pero siguen siendo para muchos las más hermosas y, a diferencia de otros rascacielos, ganan al verlas al natural. Gracias a ellas todas las ciudades que se precien tienen que contar con su propia Torre Pelli. Sólo en España ya la tienen Madrid, Bilbao y Sevilla, a la que casi le cuesta perder su título de ciudad Patrimonio de la Humanidad.
Sin embargo, su autor, el argentino Cesar Pelli, aún no ha logrado superarse. En las Petronas, terminadas en 1996, logró la perfección prácticamente. En forma de estrella y múltiples fachadas revestidas de acero -multiplicadas por dos-, las Petronas resplandecen en el paisaje de KL de día, pero sobre todo de noche, cuando su carácter icónico queda aún más en evidencia. Vale la pena dar varias vueltas alrededor buscando distintos puntos de vista.

Las mejores vistas

No es casualidad que la mayoría de los nuevos edificios importantes se construyan a su sombra en lo que se conoce como KLCC. Un buen lugar para no perderlas de vista es el hotelMandarin Oriental. Desde muchas de sus habitaciones, pero sobre todo desde el piso 24, donde se encuentra el club reservado a los huéspedes VIP, se tiene la sensación de poderlas tocar. El privilegio cuesta un poco más que lo que vale alojarse en una habitación estándar pero vale la pena. Para los amantes de los rascacielos hay pocas cosas comparables a desayunar viendo cómo la luz del amanecer va iluminando las caras de estas carismáticas torres.
Vistas de la ciudad.
Se ha creado un itinerario con los lugares desde donde se pueden contemplar. Dicen que la mejor vista nocturna es desde el Skybar del Hotel Traders, pero el lugar es muy incómodo, ruidoso y hay que hacer malabarismos para no caerse en la piscina. Desde cualquier rincón de los Jardines de KLCC resulta mucho más impresionante. Para los que insisten en tomar una copa al mismo tiempo que contemplan el espectáculo, el lugar más recomendable es elMarini’s on 57 Bar, que se encuenta en lo que se conoce como la Tercera Torre Petrona.
También se pueden visitar pero hay que hacer colas interminables, ya que reservar con antelación es complicado. Se sube hasta la pasarela que une las dos torres a 170 metros y después hasta el piso 86 en una de ellas. Eso sí, casi nunca las condiciones atmosféricas y de visibilidad son las adecuadas. Por otra parte,aunque se han construido otros edificios interesantes en los últimos 15 años, no son comparables. Ni la Torre de Telecomunicaciones en forma de columna gigante ni la Troika de Norman Foster ni la Menara Telekom de la que todo el mundo habla.

Arquitectura contemporánea

Los amantes de la arquitectura contemporánea no deberían perderse Menara Mesiniaga de Ken Yeang, posiblemente el arquitecto más importante que ha dado este país, reconocido como uno de los pioneros de la arquitectura ecológica. El edificio se encuentra fuera del centro, en Subang, cerca del segundo aeropuerto de la ciudad.
La mezquita Putrajaya.
Aunque Kuala Lumpur fue fundada oficialmente en 1857, sufrió tantos desastres durante sus primeros 50 años que apenas nos han llegado monumentos del siglo XIX. Las visitas incluyen modestos edificios en diferentes estilos historicistas de época colonial. También los barrios identificados con la comunidad china e hindú y la zona comercial Bukit Bintang. Se termina volviendo a KLCC, donde se desarrolla gran parte de la vida cultural y económica de la ciudad. El principal auditorio y sede de la Filarmónica de Malasia se encuentra en los bajos de las Petronas.
Para facilitar el acceso a los principales puntos de la zona se ha creado una pasarela cubierta aérea climatizada que permite a los peatones moverse sin tener que pasar calor o mojarse y mucho menos lidiar con el tráfico. Por otra parte, se ha mejorado mucho el transporte público desarrollando tanto la red del Monorail(MRT) y del metro (LRT). Poco a poco, Kuala Lumpur se está convirtiendo en una de las metrópolis más atractivas del sudeste asiático donde, a pesar de la preeminencia de la cultura islámica, florece una creciente vida nocturna, inimaginable hace unos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.