Entre Nosotros por Marcela Fittipaldi


Un pavo real convidó a una grulla a un festín suculento. Durante el banquete se puso a discutir con los comensales acerca de cuál de los dos poseía mejores dones personales.
Abriendo el pavo real su cola, decía que aquel abanico de finísimas plumas no tenía en el mundo otra cosa que le igualara en perfección y hermosura.
– Ciertamente – respondió la grulla -, confieso que eres más hermoso que yo, pero si tus plumas son más vistosas que las mías, en cambio no te sirven para volar.
– Yo, con mis alas – prosiguió la grulla -. Puedo elevarme hasta las nubes, contemplando bajo mis pies todas las maravillas de la tierra.

Eso nos demuestra que no está bien tener a menos a nuestro vecino,
ya que Dios da a cada uno su cualidad. 
A descubrirla entonces, ese es maravilloso desafío

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *