Actualidad

El Papa Francisco también utiliza Mercedes-Benz

Siguiendo  la  tradición de los Papamóviles que data de principios de siglo

XX,  el  pasado martes 19 de marzo, el Papa Francisco eligió el Clase G que

lo  paseó por la Plaza de San Pedro y le permitió bajar a saludar a algunos

de los presentes durante la ceremonia de asunción en el Vaticano.



Se  trata  de  un Mercedes-Benz Clase G 500, con un motor naftero V8 de 5.5

litros  de  cilindrada,  388  caballos  de potencia y tracción a las cuatro

ruedas. Este ejemplar fue donado por Mercedes-Benz al Vaticano en diciembre

del 2007.



El  vehículo  fue desarrollado sobre la base del modelo G500. Está equipado

de  un parabrisas plegable con una posición en la que es fácilmente visible

por  toda  la  multitud,  pasamanos  y todas las comodidades necesarias. Al

igual  que  sus  precursores,  el Papamóvil es por tradición blanco y en el

interior cuenta con detalles color rojo.



La  historia  de los Papamóviles Mercedes-Benz y el Vaticano se inició hace

83  años.  Desde  entonces,  todos  los  Papas  han  elegido la calidad, la

seguridad y el confort de los vehículos Mercedes-Benz.



En  noviembre de 1930 se le entregó al Papa Pío XI el primer Mercedes-Benz.

En  aquella  ocasión  se  trataba  de  una  limusina de 8 cilindros, modelo

Nürburg 460.



Más adelante, en la década de 1960, el Papa Juan XXIII recibió un Landaulet

300D  cabrio  con  cambio  automático  que  fue  conocido  como el Mercedes

Adenauer,  por  ser  el que utilizaba el primer canciller de la RFA, Konrad

Adenauer.



Luego, en 1965, durante el papado de Pablo VI, este vehículo fue sustituido

por  una  versión  especial del Mercedes-Benz 600 Pullman Landaulet y luego

por un Mercedes-Benz SEL 300.



Tras la llegada de Juan Pablo II, Mercedes-Benz decidió entonces adaptar un

Clase G 230.



Seguidamente,  en  los  años 90, Mercedes-Benz donó nuevos Papamóviles a la

Santa  Sede.  Primero  se  entregaron varios Clase S modificados, pero como

Juan  Pablo  II  prefería  dejarse  ver siempre por la multitud, decidieron

desarrollar  un vehículo totalmente nuevo, en la misma línea que el Clase G

de los 80, pero con una cúpula fija y blindada.



En  2002,  Mercedes-Benz  hizo entrega de una ML 430 al Papa Juan Pablo II.

Este  modelo  especial  de  la  Clase M con una cúpula de cristal, de color

nácar, estuvo concebido de tal forma que el Santo Padre podía estar siempre

cerca de la gente que se encuentra en sus viajes.



Finalmente, en diciembre de 2012, en una ceremonia especial realizada en el

Vaticano,  el  CEO del Grupo Daimler Dieter Zetsche entregó personalmente a

Benedicto XVI un nuevo Papamóvil construido sobre la base de una Clase M.



Después de que llegan al final de su “vida laboral”, los Papamóviles pueden

ser  vistos  como  parte  de  las  colecciones  que  se exhiben tanto en el

Vaticano y el Museo Mercedes-Benz en Stuttgart, Alemania.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.