Actualidad

La ‘Sala del Silencio’, para meditar tras las compras

Los famosos almacenes ingleses Selfridges recuperan la ‘Sala del Silencio’ para romper con el barullo de las compras y el bombardeo de marcas y mensajes. Comprar y meditar es la clave. Junto con las asistentes que informan de cosméticos, alimentación o combinación de colores, en los almacenes ingleses Selfridges asesoran también sobre meditación y calma interior, e invitan a experimentar la vida espiritual en la Sala del Silencio, un lugar insonorizado al que se entra descalzo y sin móviles u otras distracciones contemporáneas, para olvidarse del trajín de las compras.
La Sala del Silencio se abre el 11 de enero, en plenas rebajas, y permanecerá abierta hasta finales de febrero como parte de la campaña ‘Sin Ruido’. El americano Harry Gordon Selfridge ya concibió una sala para el sosiego consumista en 1909 al tomar las riendas de la tienda y revolucionar el comercio europeo. El oasis de paz en medio de la brega comercial cerró hace más de 90 años, y hoy ha vuelto a resucitar. El nuevo espacio ha sido diseñado por el arquitecto Alex Cochrane, que ha hecho un encaje de bolillos entre la idea inicial de Harry Gordon y los condicionamientos de la vida y el mundo actuales. Por haber sido elegidos por segunda vez (sin precedentes) “Mejores almacenes del mundo” por la IGDS, una asociación internacional de almacenes, la famosa cadena, cuya tienda puntera está en Oxford Street, centro de Londres, se ve obligada a mantener el cetro de la innovación. El título de “Mejores almacenes del mundo” es bianual, así que lo consiguió en 2010, de nuevo en 2012 y lo mantiene hasta junio de 2014.
La Sala del Silencio es parte de la campaña Sin Ruido en la que colabora el monje Andy Puddicombe, cofundador de Headspace, que proveerán de auriculares para la relajación mental para romper con el ajetreo de las compras o la concurrencia a las rebajas. Selfridges ha organizado un ciclo de conferencias y talleres en busca de la paz interior. Otro elemento de la campaña es la “de-marcación” de algunos productos que se venden sin la marca que los ha dado a conocer. Desde pantalones Levi’s hasta latas de judías guisadas Heinz, se reconocen los productos por otros indicadores gráficos (colores o siluetas) carentes de las letras identificadoras. Obras de arte inspiradas en el silencio y la reflexión espiritual o la vertiente alimenticia ‘Food For Thought’ (Comida para Pensar) son otras de las iniciativas integrantes de la campaña Sin Ruido que se está dejando oír en los almacenes ingleses.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.