Actualidad

Francia se alza con el Bocuse d’Or 2013

Thibaut Ruggeri logra la medalla de oro en el certamen mundial de cocineros que se celebra cada dos años en Lyon

Dinamarca obtiene la plata y Japón el bronce

Todo queda en casa. Con la victoria del equipo francés, con el chef de la Maison Lenôtre de París Thibaut Ruggeri a la cabeza, ha culminado en Lyon el Campeonato Mundial Bocuse d’Or 2013, que se ha desarrollado el martes y el miércoles en la ciudad francesa, en el marco del Salón Internacional de la Restauración Sirha. La medalla de plata ha ido para Dinamarca, con el cocinero Jeppe Foldager, y el japonésNoriyuki Hamada ha logrado el bronce.
La competición culinaria, que lleva el nombre de su impulsor, el famoso cocinero Paul Bocuse, se celebra cada dos años. En 2011, el campeón fue el danés Rasmus Kofoed (chef del restaurante Geranium), que se alzó además con todas las medallas de las semifinales locales y europeas. Antes de lanzarse al combate internacional en Lyon, los contendientes tienen que medirse en Europa, Asia y América Latina. En esta final del Bocuse d’Or, que se lleva celebrando desde 1987, se introdujeron cambios en el reglamento. Quizá para evitar las críticas de afrancesamiento extremo de los requisitos, esta vez se tenían en cuenta las peculiaridades culinarias de cada país para favorecer la improvisación y creatividad de los platos.
El día anterior al campeonato los participantes tienen que buscar los ingredientes en un mercado que la feria pone a sus disposición, pero siempre hay productos clave: pescado y carne. Rodaballo y bogavante y solomillo de ternera irlandesa era la materia prima imprescindible. El tiempo oficial de cocina en el concurso es de cinco horas y 35 minutos, aderezado con nervios y los gritos y aplausos de ánimo en el auditorio de las delegaciones de los distintos países.

El chef japonés Noriyuki Hamada, medalla de bronce en el concurso Bocuse d’Or 2013. / JEFF PACHOUD (AFP)
Francia, ganadora ya de siete trofeos con esta medalla de oro de 2013, y los países nórdicos son los dominadores del Bocuse d’Or. Para esta final se clasificaron 24 países, con tres nuevos participantes como Hungría, Sri Lanka y Marruecos. Y una ausencia: España. Evarist Miralles, que ganó en España el campeonato de cocineros y participó en la semifinal europea en Bruselas el pasado año, no logró pasar la prueba y por tanto no fue seleccionado para la final. El cocinero valenciano alegó que el horno y el fogón no funcionaban bien. Tras presentar una reclamación, la organización le propuso ir a la gran final como invitado, pero el chef español declinó la invitación. La decepción pudo con las ganas de sorprender en el concurso que había compartido con su equipo asesor, capitaneado por Paco Roncero, en el que figuraban Ricard Camarena, Carlos Monsonís, Paco Torreblanca, Quique Dacosta y Pedro Subijana.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.