Actualidad

El refugio nupcial de Brad y Angelina

Una de las piscinas del complejo elegido por la célebre pareja, situado en la isla de Turcas & Caicos.




El refugio nupcial de Brad y Angelina

03-01-2013
Vicky Vilches
La leyenda de Parrot Cay se forja sigilosamente, totalmente ajena a cualquier barullo mediático. Su propietaria, la multimillonaria Christina Ong, ha sabido imprimir su sello de absoluta discreción a uno de los enclaves preferidos por las estrellas que acaparan más flashes.
«Nunca he visto tantas celebrities juntas, les atrae tanto la privacidad de la isla como sus extraordinarias playas», declaró en su día Rachel Welch a The New York Times tras su estancia en Parrot Cay. Todo aquí ocurre lejos de los temidospaparazzi y sus cámaras, y ese es uno de los indiscutibles atractivos para que Donna Karan, Bruce Willis, Keith Richards, la ex modelo Christie Brinkle o el empresario Robert Earl tengan en este paraíso blanco y turquesa sus residencias preferidas.
Todo está preparado en esta pequeña isla privada del archipiélago de Turcas & Caicos -a 90 minutos en avión desde Miami- para su auténtica semana grande. Si hay quien no se pierde el Concierto de Año Nuevo en Viena o las carreras de caballos en Ascot, la cita navideña de Parrot Cay es el auténtico must del año para unos pocos privilegiados. El vecino aeropuerto de Providenciales es uno de los que registra estos días más tráfico de jets, comparable al de los aeródromos de Courchevel o St. Moritz.
Donna Karan posee en Parrot Cay la residencia más distinguida.

Los celebérrimos propietarios de las villas privadas de la isla se reservan estas semanas su disfrute para ellos y sus familias, aunque en otras épocas del año las ponen a disposición del resort para su alquiler. Desde hace meses, el hotel no tiene libre ninguna de sus 43 habitaciones. Tampoco hay disponibilidad en las 12 coquetas y cotizadas villas frente a la playa.
Dada la altísima demanda, en esta época del año prácticamente triplican el precio (800 euros la habitación más barata) y exigen una estancia mínima de 10 noches. La mayoría de las reservas se realiza de un año para otro. Más de un huésped ha abonado el periodo mínimo aunque sus compromisos profesionales le obliguen a una estancia dolorosamente más breve.
La tranquilidad paradisíaca de Parrot Cay jamás se rompe, pero la presencia de numerosos niños y adolescentes termina con el cliché de resort para el dolce far niente. Quien quiera diversión en familia la tendrá, y es probable que esos recuerdos les acompañen para siempre.
El programa de este año incluye actividades como buscar tesoros en la playa, plantar cocoteros, cocinar dulces navideños, carreras de paddle surf… El partido de fútbol entre huéspedes y staff es ya todo un clásico. Cuenta la leyenda que el empresario inglés y propietario de Planet Hollywood, Robert Earl, cansado de perder el partido navideño, decidió el pasado año traer refuerzos muy cualificados desde Londres en su jet privado. Earl es el presidente Everton FC.

Gastronomía mundial

‘The Residence’ (desde 3.500 euros/día) es la casa de Bruce Willis.


Es uno de los platos fuertes del super resort y, naturalmente, el día de Navidad y la noche de Fin de Año se superan. Las citas tienen lugar en el restaurante abierto de aspecto balinés junto a la piscina infinita y frente a la playa. Exquisiteces de todo el mundo -incluido el jamón de Jabugo- conforman unos menús con especialidades navideñas asiáticas, caribeñas y europeas.

El día 28 habrá una degustación de ostras de la Columbia Británica, Cape Cod y Rhode Island. El dress code para los eventos es informal, desenfadado, nada que ver con lo que se estila en la vecina San Bartolomé, ni con las noches de alfombra roja de Hollywood. Después, un poco de música y animación. Otra leyenda dice que unos cuantos privilegiados fueron testigos una noche de un improvisado mano a mano con guitarras de Keith Richards y Paul McCartney en el bar de la piscina.
Christina Ong jamás falta a la cita navideña de este universo tan exclusivo, creado y mimado por ella hasta el último detalle. Nacida en Singapur hace algo más de 50 años, acumula un imperio de moda que incluye los mejores centros comerciales de la ciudad-estado, las licencias de Jil Sander e Issey Miyake en Asia, las de Giorgio Armani para Australia, Emporio para Estados Unidos, Donna Karan para Reino Unido…
Su marido, Ong Beng Seng, es uno de los principales empresarios de Asia. Su cadena de hoteles Como, creada en 1991, es todo un referente para los amantes de la buena vida. El primero de sus hoteles -The Halkin, en Londres- inaugurará en febrero el primer restaurante de la familia Arzak fuera de San Sebastián. En 2013, tiene previstas aperturas en Miami y Tailandia, y un segundo resort en Maldivas.
La isla de Parrot Cay se encuentra en el archipiélago de Turcas & Caicos, a 90 minutos en avión de Miami. Infografía de Sergio Cabrera.
La isla de Parrot Cay se encuentra en el archipiélago de Turcas & Caicos, a 90 minutos en avión de Miami. Infografía de Sergio Cabrera.
Parrot Cay simboliza la filosofía de vida de Ong. Mejor blanco que negro, menos que más, natural que artificial. Es casi imposible encontrar un staff más profesional, servicial y discreto -la mayoría de los empleados son balineses- unas aguas más turquesas y una arena más parecida a la porcelana molida que en este paraíso inolvidable al que es imposible ponerle un pero.
Meca de los amantes del submarinismo -con la tercera barrera de coral más grande del mundo-, es un referente para las celebrities que buscan un retiro de cuerpo y mente en su mítico Shambhala Spa.
«Nos enorgullece ofrecer programas y tratamientos entre los mejores del mundo», asegura Patricia Spahn, su directora, mientras pasa junto a ella Natalie Portman envuelta en un albornoz cual cisne blanco, sin que nadie la moleste. La leyenda de Parrot Cay se forja sigilosamente, lejos del bullicio.

Ideal para bodas de la jet


Su inhóspita ubicación, a la que sólo se puede acceder a través de una embarcación que facilita el establecimiento propiedad de Donna Karan, hace posible que el hotel sea un destino a tener en cuenta por las parejas que desean una luna de miel fuera de objetivos indiscretos. Los últimos que parecen haberse sumado a este fenómeno han sido los actores Brad Pitt y Angelina Jolie, que según ha podido saber Fuera de Serie, disfrutan estos días de las comodidades de The Sanctuary. El motivo de este romántico viaje podría ser la reciente y esperada boda de la pareja, que según afirma el diario británico The Telegraph, habría tenido lugar en la isla caribeña el mismo día de Navidad, aunque el feliz acontecimiento todavía no ha sido oficializado por ninguno de los miembros de la pareja más famosa de Hollywood.

Cómo llegar


American Airlines ofrece vuelos Madrid-Miami-Providenciales desde 2.848 ida y vuelta enbusiness. El hotel proporciona a sus huéspedes una embarcación para el trayecto desde allí a Parrot Cay.


Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.