Actualidad

Audrey Hepburn: eternas vacaciones en Roma


La actriz durante un descanso del rodaje de ‘Guerra y paz’ (1955), que se filmó íntegramente en Cinecittà. Foto: Pierluigi Praturlon @ Reporters Associati.

Viajó allí para rodar una película y se enamoró de la ciudad. La actriz residió durante 25 años en la capital italiana, donde disfrutó de los momentos más hermosos de su vida. El libro ‘Audrey en Roma’ (Ed. Electa) nos muestra imágenes inéditas de esa época.

«Cada ciudad en su género es inolvidable. Sin embargo, si me preguntan cuál es mi preferida, diré que es Roma». Así de contundente fue Audrey Hepburn en su visita a la capital italiana, con motivo del rodaje de ‘Vacaciones en Roma’ (1953). Pero lo que no todo el mundo sabe es que la actriz residió durante 25 años en esta ciudad, entre los años 50 y 70. 


Llegando a Roma, con su perro Famous, para rodar ‘Historia de una monja’(1958). Foto: Elio Sorci @ Camera Press/Photomasi.

Allí rodó tres películas y vivió los mejores momentos de sus matrimonios con el actor Mel Ferrer y el psiquiatra Andrea Dotti, padres de sus dos hijos, Sean Ferrer y Luca Dotti. Precisamente, el menor, Luca, es uno de los autores del libro ‘Audrey en Roma’ (Ed. Electa), que repasa, a través de 200 imágenes inéditas, la vida cotidiana de Hepburn en su doble faceta,como actriz y madre de familia. 


Curiosamente, Roma fue testigo de la lenta transformación de Hepburn, en la que la mujer ganó la batalla a la diva hollywoodiense. La gran estrella que aterrizó en 1953, por primera vez en la Cinecittà, poco a poco, se fue ‘romanizando’. 


El primer cambio fue en su físico, ya que, durante el rodaje de Vacaciones en Roma, conoció a la peluquera Grazia y a su marido, el maquillador Alberto, inventor de la ceja en forma de ala de gaviota, seña de identidad de Audrey. 


Miniabrigo, medias blancas, maxigafas, Audrey (1968) fue el símbolo de una generación que buscaba el cambio. Foto: Elio sorci @ Camera Press/Photomasi.

Ellos la acompañarían durante toda su vida. A pesar de los éxitos, con los años, la actriz se fue dando cuenta de que era más feliz llevando a sus hijos al colegio y paseando con su perro Famous que siendo una diosa del celuloide. En los 70, ya totalmente asentada en la capital italiana, se alejó de los focos. 


Esa fue la verdadera Audrey, la Audrey de Roma.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.