Actualidad

‘Taste of runway’, bocados de moda

Las sardinas marinadas de Paco Rabanne, el cóctel Hugo de Jil Sander, el yogur artístico de Moschino y la tarta de queso de Prada son sólo algunas recetas de ‘Taste of Runway’.
Anna Marconi es la mujer que mueve los hilos en el ‘backstage’ de la pasarela más jugosa de la Red. Su blog ‘Taste of Runway’ combina sus dos pasiones, la moda y la comida, de la forma más creativa jamás imaginada. Porque de todas las artes que inspira la costura, el culinario no es uno de los más explotados. Y esta italiana ha conseguido convertir las propuestas de los mejores diseñadores en platos tan cuidados y apecibles como las creaciones que desfilan en las semanas de la moda internacionales.
Entre sus favoritos figuran algunos de los nombres más destacados del panorama actual como Jil Sander, Prada, Céline o Stella McCartney pero sus pretensiones acaban ahí. Esta ‘gourmet’ sueña con cocinar… ¡para su madre! «Nunca me deja hacerlo», explica en un español más que correcto la bloguera que puede contar entre sus logros haber estrechado el vínculo entre la moda y el buen comer.
¿Cómo se cocinó todo?
Taste of Runway nace de una idea loca, más precisamente, de una ‘aparición’ que tuvo lugar durante una noche pensativa. Después de haber iniciado el proyecto en mi cabeza, he reunido mis energías para convertirlo en realidad. Y así fue como nació la aventura de Taste of Runway.
¿Qué va primero la pasarela o el gusto? ¿Un cierto diseño inspira un plato o una receta evoca un vestido?
El proceso creativo parte siempre de la moda. Me siento inspirada por los colores, estampados, texturas y volúmenes de la ropa. Los miro con mi ojo gastronómico y me muevo del estudio a la cocina para preparar una receta.
¿Cuánta gente hay detrás de Taste of runway?
Somos un equipo muy unido de personas amantes de la comida. Yo me ocupo de la parte creativa, los demás de la degustación.
Si tuvieras qué elegir, ¿qué sería, la comida o la moda? Y ¿qué otras pasiones mueven a Anna Marconi?
Quítame todo, pero jamás las chaquetas de Jil Sander o los espaguetis. No siempre estamos obligados a elegir, el justo equilibrio se encuentra en el medio. Pero si no tuviera otra opción, nunca dejaría la comida, fuente de vida y amor. Tampoco podría renunciar a mis animales compañeros en la vida, las películas de arte, el bic negro, la lavandería, las revistas de arquitectura, las comedias italianas de los años 80, todo lo que es de los 80 en general: la música rock , el monopatín, la lata de la coca cola… Ahora me paro, porque te aseguro que podría seguir sin parar…
Los problemas alimentarios están muy presentes en la industria de la moda. ¿Relacionar la pasarela y la comida resulta paradójico?
Creo que comida y moda pueden coexistir y sustentarse entre sí. Taste of Runway es la prueba de ello. La delgadez en la moda no es necesariamente sinónimo de enfermedad.
España, como Italia, posee una gran cultura gastronómica pero ¿qué piensas de la moda española? Nunca has preparado una receta de Mercedes Benz Fashion Week Madrid…
La moda española posee grandes nombres, pensemos en Cristóbal Balenciaga, Manolo Blahnik, Agatha Ruiz de la Prada o Paco Rabanne. Por cierto, ¿has cocinado alguna vez las sardinas marinadas de Paco Rabanne? La semana de la moda de Madrid será una buena excusa para cocinar un poco de alta moda.
¿Cuál es tu plato más popular?
Últimamente el yogur Moschino Cheap & Chic está teniendo un gran éxito.
¿Y tu preferido?
Nunca le preguntes a una madre cuál es su hijo favorito…
¿A qué personaje relacionado con la moda te llevarías a comer?
Me gustaría cocinar para Miuccia Prada su tarta de queso y tomar un Hugo con la Señora Sander.
¿Alguna vez has querido preparar una receta a partir de un diseñador pero no has encontrado inspiración?
Eso también me pasa. A veces trato de encontrar la inspiración en un diseñador sin obtener el resultado deseado.
Según los tópicos la cocina y la ropa son cosas de mujeres mientras la alta costura y la alta cocina son mundos de hombres, ¿qué hay de verdad en eso?
Hay acciones que las mujeres hacemos todos los días, incluso mejor de lo que hacen los hombres como trabajo, pero no se nos reconoce el mérito. Tomemos, por ejemplo, un chef de alta cocina y la cocina de la abuela Pina, que vive en un pequeño pueblo. La verdad es que es la excepción la que atrae la atención. Seamos realistas: 7 de cada 10 mujeres cocinan y sabe coser un botón. Pero ¿cuántos hombres saben cómo hacerlo? Y es aquí donde entra en juego el mecanismo de este sistema, aquel deseo del exótico y extranjero, que es lo que nos atrae. Porque un hombre en la cocina siempre ha sido considerado un extranjero. Las mujeres vivimos y dejamos a otros la oportunidad de comentar. Vete tú a decirle a un político, por ejemplo, que las mujeres a partir de ahora tendremos también acceso a su sector. ¿Crees que se pondría contento? Cuando era niña leí una frase que me impresionó tanto que todavía no la he olvidado: «En comparación con un hombre, cualquiera sea lo que haga una mujer, debe hacerlo el doble de bien que un hombre para que sea considerada la mitad de buena que él. Afortunadamente, esto no es difícil.» ¿Pero es realmente así?
¿Eres más de espaguetis con calabacín cortada en juliana aderezados con aceite de trufa o de espaguetis con tomate?
Me comería espaguetis con salsa de tomate incluso para merendar. ¿Entendido?
Un estudio sociológico reveló que las mujeres españolas piensan 18 veces al día en comida. ¿Se cumple en tu caso? ¿O gana la moda?
Me levanto por la mañana y pienso: «¿Qué me pongo hoy?» Y luego: «Qué hambre, ¿qué voy a comer?» Y esta última pregunta me la hago hasta la noche. Si luego contamos a preguntas como: «¿Esto se parece a una sopa de cebolla de Givenchy?», entonces supero las 18 veces en pocos minutos.
Y de postre, ¿cuál crees que es la flor y nata de todos los diseños? El ‘little black dress’ de Coco Chanel, porque ha liberado a las mujeres de las limitaciones de corsés, enaguas y crinolinas.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.