LOS PRÍNCIPES DE ASTURIAS LLAMATIVAMENTE CARIÑOSOS

Como ya es habitual cada año, la Familia Real se ha volcado con la Cruz Roja en el día de su colecta. Los madrileños han podido entregar su donativo a laReina Sofía, a laPrincesa Letizia o a la Infanta Elena. También han podido ver al Príncipe Felipe que ha acudido a las mesas de su esposa, su madre y su hermana como ya es tradición.
   La jornada estuvo plagada de anécdotas pero sin duda la más comentada fue la efusividad entre los príncipes. Aunque no es normal las muestras de cariño públicas entre losPríncipes de Asturias, la pareja se abrazo y beso cariñosamente al encontrarse provocando los disparos de los fotografos encantados de inmoralizar el momento.
   Poco después del mediodía, la reina acudió a la mesa de colecta instalada ante el Congreso de los Diputados, donde fue recibida por el presidente de la Cámara, Jesús Posada, el primero en hacer su aporte, y por varios miembros de la mesa.
   La Reina muy cariñosa con todos aquellos que se acercaron a entregar su donativo, recibió con un beso a su hijo al que entrego el mismo obsequio que había entragado a variso escolares: dos globos y dos piruletas para sus hijas.
   Tras posar con algunos ciudadanos, y custodiado discretamente por el equipo de seguridad de Zarzuela, don Felipe se ha dirigido a pie hacia la Puerta del Sol, ante la sorpresa de los viandantes. El Príncipe ha saludado y dado la mano a todo aquel que lo ha pedido.
   En la mesa de colecta colocada ante la fachada de la Real Casa de Correos, el príncipe ha saludado a su hermana la Infanta Elena, quien antes había sido recibida con aplausos por los viandantes que se agolpaban para ver su llegada.
   Después, el Príncipe Felipe ha continuado su recorrido hasta la plaza de las Provincias, donde Cruz Roja había ubicado la mesa presidida por la princesa, ante el Ministerio de Asuntos Exteriores.
   Pero sin duda, la mejor anécdota del día fue la protagonizada por losPríncipes de Asturias, cuando al despedirse, por un error de coordinación al besarse en las mejillas casi han chocado sus labios.
   Sin duda, un intenso día para algunos miembros de la Familia Real que hicieron sin pretenderlo las delicias de los fotógrafos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *