Los diseñadores internacionales abusan del cuero para el verano

No hay más que ver la pasarela: arneses de cuero en Dsquared2 y Demeulemeester, sandalias «bondage» en Versace, botas altas «peep toe» en Ferragamo y Just Cavalli (de las que le gusta usar a Victoria Beckam últimamente), y todo tipo de parafernalia que tiene más cabida en un «sex shop» que sobre una pasarela.
El diseñador afincado en España Asaad Awad, que lleva años diseñando complementos de moda inspirados en la tendencia fetiche, quizás nos pueda explicar mejor el atractivo del cuero: «Sin ninguna duda el cuero, es un material con alma, se moldea sobre el cuerpo hasta que se adapta a nuestras líneas y curvas; y al final resulta muy personal, porque aunque se produzca en serie una pieza, siempre acabará teniendo una forma específica para cada persona. Además es un material con mucha historia, de hecho fue el material al que recurrieron los primeros humanos para cubrirse el cuerpo. También es un material con un tacto especial, es una segunda piel y tiene unas connotaciones de calidad, de calidez, de lujo y poder, que me resultan muy atractivas».
Ahora queda de pregunta de si podremos realmente usarlo en verano, por mucho troquelado que lleve. En Loewe ya han pensado en todo «hemos trabajado el cuero hasta dejarlo en su expresión más fina», dice Stuart Vevers, director creativo de la casa. Aún así, dependiendo de tu «geoposición», el llevar cuero en el mes de agosto se convertirá en un verdadero momento masoquista…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *