LA FIESTA DE LA MONARQUÍA

 El pasado sábado en Luxemburgo se vivió una boda muy especial, y es que el último príncipe heredero que quedaba soltero en Europa contraía matrimonio. Sin duda, una cita muy importante para todas las monarquías del continente que acudieron en masa para apoyar a una institución que no pasa por sus mejores momentos.
   Y es que el contexto de crisis financiera en el que se encuentra sumido el continente europeo está haciendo que las críticas hacia la monarquía se oigan cada vez más fuerte, algo que ha hecho que los miembros de la realeza tengan que esforzarse más que nunca para transmitir una imagen moderna y cercana a su pueblo.
   No obstante, y aunque las críticas sean incesantes, hemos de reconocer que este sábado muchos nos hemos sentido atraídos por la belleza y el lujo que se desprende en este tipo de actos. Actos en los que hemos podido ver indumentarias para todos los gustos y joyas preciosas de tradición milenaria.
   También se tuvo momentos curiosos como el tradicional saludo que ofrecen los recién casados desde el balcón de palacio. Un saludo en el que tanto periodistas como curiosos buscan un beso de los amantes. Esa muestra de amor, esa imagen, ese tímido beso que por mucho que pase el tiempo y por muchos acontecimientos que ocurran, siempre pasa a ocupar portadas de periódicos y revistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *