Actualidad

EVA LONGORIA BORRA SU ÚLTIMO RECUERDO DE TONY PARKER

 Es doloroso, pero merece la pena. La guapísima actriz se ha sometido a las últimas sesiones de láser para borrar el último de sus dos tatuajes que la vinculaban a su ex marido, el jugador de baloncesto francés.
   Eva Longoria ya no tiene que arrepentirse absolutamente de nada más. Ha conseguido deshacerse de su pasado, y eso le ha costado unos cuantos miles de dólares y unas dolorosísimas sesiones para que los recuerdos de cuando estaba casada con este hombre se borren para siempre.
   Cuando se casó con Tony Parker en 2007 tatuó la fecha de su enlace en la parte interior de su muñeca en números romanos. Este fue el primer tatuaje que borró cuando se enteró de que el que fue su marido durante más de tres años le había sido infiel, tras encontrar en su móvil los mensajes que demostraban su traición.
   El caso es que el tratamiento para borrar un tatuaje resulta tan doloroso que ha esperado hasta ahora para borrarse el último recuerdo de su ex marido, un grabado en su nuca con el número de dorsal del deportista, el nueve, «nine».
   Así pues, Eva Longoria ya puede respirar aliviada porque todas las marcas que le recordaban a su matrimonio fracasado han desaparecido. Eso sí, seguramente tendrá que elegir otro tatuaje para su nuca, puesto que con el láser queda una antiestética marca, que podría pasar por una cicatriz.
   Seguro que habrá aprendido de la experiencia, y no volverá a elegir algo tan efímero como una pareja para tatuar su cuerpo. 

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.