Al cocodrilo le gusta evolucionar

Hace 55 millones de años, los cocodrilos ya campaban a sus anchas sobre la faz de la tierra, con especial protagonismo en el Egipto de los faraones,  y actualmente en los hábitats más tropicales.
Fieros ellos y con una piel muy codiciada, llegaron al mundo de la moda gracias al ingenio del tenista francés René Lacoste, apodado Crocodile después de una historia de apuestas, y una bolsa hecha de piel de cocodrilo.
Desde ese momento el temido reptil abandonó su trópico natal para recorrer durante los 70 y los 80, el mundo sobre la pechera de millones de polos de piqué. Porque al principio esa fue la prenda estrella de la compañía de Monsieur Lacoste.
Pero a la ropa le siguieron los relojes, los perfumes, las maletas y el calzado. Deportivo. Muy deportivo en sus inicios, y ahora mucho más pensado para la vida en la urbe.
De ahí que su última colección otoño/invierno 2012 además de con deportivas, también cuente con una amplísima colección de botas, botines, bailarinas, cuñas, mocasines y patucos.
Viendo esta amplia selección de calzado que piensa en todo y en todos, no es difícil imaginar que el famoso cocodrilo haya encontrado en el invierno la horma de su zapato. Mucha piel, mucho punto, tela y algo de pelo. Colores intensos y los míticos negro y marrón, que son valor seguro en estas épocas del año.
Ahora sólo nos queda unirnos al unconvencional chicde la firma francesa, poner un poco de rock and roll y decir aquello de “see you later, alligator”, que en unos meses disfrutaremos estando en tus zapatos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *